FILM IS A DRUG contiene en primer lugar: visiones, reflexiones y opiniones personales sobre cinematografía, ningún análisis es copiado textualmente de otros sitios web, fuentes o reportajes.


#

jueves, junio 26, 2014

ESPIRITU LIBERADO




En el presente trabajo se expone una reflexión que gira en torno al libro "Filosofía de la nueva música" de Theodor W. Adorno. Su médula principal trata sobre la libertad de expresión; cuyo núcleo será sometido a un análisis argumentativo con la intención de esclarecer ciertos detalles que nos parecen disonantes. Además, durante la obra, el autor acude en gran medida a la terminología "espiritual" o "espiritualismo" y nos basaremos en dicho criterio para formular nuestra visión.
       En el acontecer histórico de Europa, específicamente en el ámbito artístico de la música, se puede reconocer una gran fractura; un antes y un después dictaminado en dos periodos que son muy contrastantes. Cuando hablamos de "fractura" nos referimos al acontecimiento de la primera guerra mundial, este periodo fue tan descomunal que dividió a la música europea en dos polos: uno de ellos quería mantenerse en el antes y recuperar lo antiguo o tradicional; y el otro velaba por lo nuevo, por lo contemporáneo y el progresismo.
      Adorno, en la fase introductoria de su obra "Filosofía de la nueva música", aborda estos dos puntos agregando que será imparcial al momento de hacer la critica, pero posteriormente se logra aventurar su predilección y apoyo absoluto por uno de estos polos, dejando de lado supuesta imparcialidad. A medida que avanza el texto se va dilucidando la siguiente interrogante por parte del autor: ¿es mejor el arte que nace de una simple y/o superficial expresión de la sociedad o el que se concibe a partir de la íntima expresión de nuestro interior?. Con este pensamiento coloca en tela de juicio la concepción creadora del arte y deja meditativo al lector expectante.
       Adorno expone: ''Desde la década heroica, es decir, desde los años de la primera guerra, es en toda su amplitud historia de decadencia, regresión a lo tradicional''(p.12). Con esto propone una nueva visión de música totalmente contraria al periodo anterior, en donde el objetivo principal es ahora buscar la emancipación de la disonancia. Es por este hecho que nace la música atonal y posteriormente la dodecafonía.
      El arte según Adorno, basando en la filosofía Hegeliana, debe avanzar y progresar; es por este motivo que critica al arte neoclasicista de los franceses ya que ellos permanecen "con un pie atrás". Esto significa que rememoran la tradición, las normas, los estatutos y los tecnicismos musicales, en donde su máximo exponente: Stravinsky, es duramente reprochado por Adorno, declarando en pocas palabras que su arte es vendido, además de agregar una critica hacia la música mercantilista y al arte mercantilista en si. En la etapa anterior a la fractura - la época del clasicismo y parte del romanticismo - el ámbito musical se vio fuertemente influenciado por la música de encargo, aquí el responsable de la enseñanza cultural son los mecenas y las instituciones, ya que ellos pagaban por las obras que querían dejando de lado toda opinión o sentimiento personal en la composición por parte del compositor. Según Adorno, en dichas épocas era justificable este intercambio, pero actualmente no. Ahora la música debe ser íntima y expresar lo que nosotros sentimos en nuestro interior, sin seguir los cánones de una sociedad determinada, sin seguir el gusto colectivo o de las masas; por esta razón enjuicia impetuosamente el arte "vendido". ¿Qué es del arte sin el gusto de la masa?, ¿Cómo se puede vivir del arte y de la expresión de nuestros mundos interiores sin ofrecérselos al mundo?, creemos que en este punto Adorno se equivoca gravemente. Todo arte debe gustar y ser degustado, si no este perecería o buscaría algún otro tipo de renovación, el arte debe venderse o de lo contrario no se podría subsistir del mismo. ¿Cómo se podría vivir de la composición sin vender los resultados y sin mercantilizarlos?, es imposible, de una u otra manera se deberá someterlas al mercado. Coloquémonos en el siguiente caso: ¿qué pasaría si un mecenas nos paga por crear algo al gusto de él?, lo más sensato es aceptar la oferta porque no podemos imponer nuestros gustos ante los de un cliente; y si nuestros gustos son los mismos aún mejor, porque no nos encontraríamos con una posible lucha interna. En una nota a pie de página Adorno dice: ''En los Estados Unidos no hay un solo cuarteto que pueda sostenerse sin las subvenciones de alguna universidad o de ricos mecenas''(p.24). El único compositor que logró esto, lograr una subvención de por vida y componer según su gusto fue Beethoven.
        Adorno problematiza este estilo de música y en cierta forma santifica todo lo alemán, lo diviniza y se cierra únicamente a mencionada categoría - siendo que en un principio enfatizó que sería imparcial y ya no lo es - cuestiona y discute sobre diversos puntos yéndose en contra de la música mercantilista y alabando la neo música alemana - la segunda escuela de Viena - añadiendo que esta es la música que devela la empírica verdad del ser, juzga desde el punto de vista comercial como ya fue expuesto antes y luego lo critica de forma espiritual, en este acápite utiliza bellamente adornado el mito de la caverna de Platón, metaforizando a la música tradicional como la oscuridad, como lo que no quiere salir a la luz; y finalmente, se refiere a la luz como la Afklärung total, la gloriosa Verdad del cosmos espiritual. Sobre esto Adorno opina:
       ''Cuanto más la todopoderosa industria cultural invoca el principio clarificador y lo corrompe en una manipulación de lo humano, a fin de hacer durar mas lo oscuro, tanto mas el arte opone al omnipotente estilo actual de las luces de neón, configuraciones de esa oscuridad que quiere eliminarse y sirve a la clarificación solo en cuanto convence conscientemente al mundo en apariencia tan luminoso, de sus propias tinieblas''. (p.20)
        La metáfora es clara como el cielo azul de verano. Junto con el comercio ahonda en que este mismo promueve la oscuridad y que aparenta una falsa iluminación, ironizándolo con las luces de neón, y que esta situación es la que no deja surgir completamente a la Afklärung. Revela en el siguiente extracto: ''… ,ese no se que de oscuro que como episodio no interrumpe la Afklärung total, pero eclipsa su fase mas reciente y por cierto casi excluye, con su fuerza real, la representación mediante la imagen''. (p.20). Ya en esta parte se puede inferir un fanatismo total hacia la música alemana, excusándose en que esta no gusta debido a que el publico oyente es inculto e ignorante, que no está consciente de lo elaborado y complejo de lo nuevo; siempre busca formas de exaltar al trio alemán en especial Schönberg. Reflexionamos que Adorno está totalmente equivocado al mencior que los acordes en sí mismos suenan falsos, ¿a que falsedad se refiere?. La postura de Adorno llega a ser repulsiva y radical, la música es música, no hay nada más bello que un acorde ya sea mayor, menor, cuartal, entre otros. Creemos que lo realmente falso aquí es esta música atonal y dodecafónica que no tiene aparentemente sentido alguno, es como poner una gallina a picotear el piano. Sentimos que hasta cualquier persona que no posea cultura musical puede hacer este tipo de música, pareciera ser que son solo notas al azar. Lo más irónico es que detrás de esta superficialidad hay un tremendo trabajo compositivo, el cual no pareciera a simple escucha.
       El libro "Filosofía de la nueva música" posee en su valor intrínseco un trasfondo netamente espiritual o mejor dicho, basado en terminologías de la Ciencia Mística o Ciencia Superior. Adorno, aplicó en la tesis de su crítica investigativa, un contenido que gira entorno al espiritualismo y gran parte del contenido hace referencia a esta fenomenología. Pueden saltar dudas a los lectores de este informe sobre dicho concepto, las cuales serán aclaradas a continuación:
       La Ciencia Mística es, en su verdadero significado, el conocimiento espiritual, o sea el anímico conocimiento de las cosas suprasensibles y espirituales que perciben las espirituales potencias del alma latentes en todos los hombres, aunque muy pocos las hayan desarrollado lo suficiente como para utilizarlas. Esta ciencia, en su aspecto superior, es el conocimiento real de las Leyes fundamentales de la Naturaleza, y por lo tanto, es una ciencia espiritual basada en la conciencia del espíritu humano. Por otro lado, visto desde un punto de vista inferior, es la ciencia de los conocimientos exteriores y de las secundarias o superficiales causas que los producen y que el moderno cienticismo toma por la Causa final. Cabe considerar que la ciencia superior considera Causa primera al Todo y Creador Absoluto, de El ha emanado todo lo que existe y se le conoce también como Dios.
       Hemos nacido en un mundo en que nos rodean objetos físicos; pero hay en nuestro interior un mundo subjetivo capaz de recibir y retener las impresiones del mundo exterior. Cada cual es de por sí un mundo relacionado con el espacio distintamente de los demás. Cada cual tiene sus luminosos días y sus tenebrosas noches no regulados por los días y las noches de los demás; tiene cada cual sus nubes y sus borrascas y formas y contornos de él peculiares.
       Este mundo interior que posee cada individuo es de donde proceden los estímulos para la creación y para el uso correcto de la imaginación.
       A lo largo de la obra de Adorno se utiliza mucho la siguiente idea: "La libertad inmanente del espíritu". Idea utilizada para justificar la influencia de la nueva música en lo que es ésta nueva actualidad. El autor hace una comparación entre ambas polaridades - anteriormente nombradas - y califica a la música tradicionalista o la música que intenta mantener las reglas burguesas bajo un aura "encadenada". Esto quiere decir lo siguiente: apela a que el espíritu autónomo posee la cualidad de ser libre, por lo tanto, cualquier tipo de regla, técnica o dogma que le impida obrar sus capacidades inmanentes, pasarían a formarse como cadenas que le atan y le impiden su potencial libertad.
       Por otro lado, la nueva música, correspondería a la polaridad contraria y está representada por la libertad absoluta del espíritu. Alude a que en esta vanguardia existe una nueva visión sobre el cosmos creativo musical. Este nuevo universo se basa en que precisamente las reglas, técnicas o dogmas ya no existen de forma latente y tampoco son limitantes en el proceso creativo, ya que éste último es ilimitado. Esta característica que le dota de un carácter infinito está estrechamente ligada a la Ciencia esotérica, ya que dicha noción vendría a ser expuesta bajo la dinámica espiritual. El mundo interior que posee cada individuo le permite diseñar y controlar su microcosmos personal, por ende, la creación musical de un compositor poseería una total autonomía que la hace única y diferente de las otras. Dejando atrás el contexto del encargo que durante tanto tiempo fue ocupado, el que no le permitía al compositor dejar todo de sí mismo en su producto, ya que este era subordinarlo por un jefe de institución o alguien con los recursos necesarios para abastecerle.
       Pero haciendo una observación personal, hemos llegado a la conclusión de que si bien el espíritu puede tener el libre albedrío de elegir liberarse, también puede perfectamente elegir la opción de estar "encadenado". Dicho concepto utilizado por Adorno suena un tanto extremista, ya que si el "encadenamiento" es con placer o con verdadero amor, entonces no tendría tal arrebatado significado que le atribuye. Igualmente, visto desde este punto de vista, condicionar u obligar al espíritu a tener libertad, libertad y más libertad, es igualmente arrebatarle y dejarle desprovisto de su propio parecer, de lo que en realidad desea (considerando el caso de que desee las supuestas cadenas: las normas y los reglamentos). En probabilidades, se puede inferir mentalmente la gran cantidad de almas que desearían seguir con sus rutinas aunque estas sean añejas, ya que con ellas son felices y están tranquilos. Quizás no todos los espíritus deseen avanzar a niveles incalculables y hacer un máximo alboroto de todas sus capacidades o facultades, quizás muchos de ellos prefieran reordenarlas bajo ciertos aspectos o métodos, sólo porque se sienten más cómodos así. Las bases de la Ciencia Superior que se exponen en la obra en ciertos momentos, son contradictorias a la propia Ciencia Superior. El análisis que se hace en ciertos pasajes carece de un gran fundamento y abunda en lo más básico que se puede comprender sobre dicho amplio estudio esotérico.
       Cabe mencionar que existe la llamada "tolerancia", la cual apela a aceptar con respeto la opinión o el quehacer ajeno. Si muchos autores desean seguir haciendo productos musicales con determinados patrones o parámetros, es cosa de ellos, ya que sus gustos personales o sus mundos interiores les inclinan de forma natural a este tipo de creaciones y aún así pueden ser grandes adeptos espirituales y aportar en gran medida sistemas culturales en las nuevas sociedades, los cuales sin duda, seguirán teniendo muchos grupos seguidores.
       En conclusión, Adorno guía su tesis bajo la filosofía de Hegel. Aunque cabe suscitar que en la fase introductoria del libro, le critica mencionando que su visión sobre la música es algo ingenua, ya que no todo puede ser escuchado con oído pasivo y espiritual, recibiendo lo que fuese y como fuese. Apunta en que la manera de saber escuchar ahonda en el profundo análisis y en el conocimiento de caracteres musicales más profundos, tales como conocimientos conceptuales sobre el tema, entre otros. Aun así, la obra en su totalidad, se guía bajo los preceptos filosóficos hegelianos, dándoles una gran importancia a lo largo de todo el escrito, ya que son la matriz desde la cual se sostiene el análisis investigativo de "Filosofía de la nueva música". Aunque no se menciona en suma profundidad la fisonomía de los escritos de Hegel - sólo los aspectos superficiales - queda a entrever un gran interés por nuestra parte en ahondar algo más en sus interpretaciones sobre lo místico en estrecha co-relación con la percepción artística.



Bibliografia


Adorno, Th. W. (2003) Filosofía de la nueva Música. Madrid, España: Akal S.A.





Felipe Borquez Araya

Felipe De Lucas A. 


.-

domingo, diciembre 01, 2013

La Leyenda del Rey Indio



En la antigua India de los dioses, muchos siglos antes del advenimiento de Gotama Buda el excelso, sucedió que los brahmanes ungieron a un nuevo rey. Este joven monarca gozó de la confianza y las enseñanzas de dos sabios varones que le enseñaron a purificarse mediante el ayuno, a someter a la voluntad los impulsos tormentosos de su sangre y a preparar su mente para el entendimiento del Todo y Uno.
       En efecto, por esta época habían estallado entre los brahmanes ardorosas polémicas sobre los atributos de los dioses, sobre las relaciones de unas divinidades con otras y sobre las de éstas con el Todo y Uno. Algunos pensadores empezaban a negar la existencia de múltiples divinidades, y postulaban que los nombres de éstas no eran más que denominaciones de los aspectos sensibles del Uno invisible. Otros negaban con apasionamiento estas doctrinas y se aferraban a las viejas divinidades, sus nombres y sus imágenes; ellos precisamente no creían que el Todo y Uno fuese un ser concreto, sino sólo un nombre aplicado al conjunto de todas las divinidades. De manera similar, para unos las palabras sagradas de los himnos eran creaciones temporales, y por consiguiente mudables, mientras otros las tenían por primigenias y la única cosa auténticamente inmutable. 
       En estos aspectos del conocimiento de lo sagrado, lo mismo que en los de... se manifestaba el afán de llegar a conocer las verdades últimas, y por eso dudaban y discutían sin descanso de qué fuese el Espíritu mismo, o sólo su nombre, otros rechazaban esta distinción entre el Espíritu y la palabra, considerando que el ser y su imagen eran entidades inseparables. 
       Casi dos mil años más tarde los mejores ingenios de la Edad Media occidental discutirían casi exactamente los mismos puntos. Y aquende como allende hubo pensadores serios y luchadores desinteresados, pero también hubo prebendados desprovistos de espíritu y de caridad a quienes preocupaba únicamente que tales discusiones no redundasen en el desprestigio del culto o del templo, ni que la libertad de pensamiento o de discusión sobre la naturaleza de las divinidades fuese a mermar, por ventura, el poderío ni las rentas de la casta sacerdotal. Lo que ellos querían era seguir viviendo como parásitos del pueblo; cuando el hijo o la vaca de alguno caían enfermos, los sacerdotes se le metían en casa durante semanas y le chupaban toda la hacienda en forma de ofrendas y de sacrificios.
       También aquellos dos brahmanes de cuyas enseñanzas disfrutaba el rey, siempre ávido de saber, estaban reñidos en cuanto a las verdades últimas. Pero como ambos tenían fama de gran sabiduría, el rey, entristecido por tal desavenencia, solía decirse: «Si ni siquiera estos dos sabios consiguen ponerse de acuerdo en cuando a la verdad, ¿cómo podré conocerla nunca yo, con mi flaco entendimiento? No dudo de que debe existir una verdad única e indivisible, pero me temo que ni siquiera los brahmanes puedan llegar a conocerla con exactitud».
       Cuando los interrogaba al respecto, sus dos preceptores contestaban:
-Muchos son los caminos, pero el destino es único. Ayuna, mortifica las pasiones de tu corazón, recita las estrofas sagradas y medita acerca de ellas.
       El rey hizo de buena gana lo que le aconsejaban, y realizó grandes progresos en la sabiduría, pero sin alcanzar nunca su meta de poder contemplar la verdad última. Cierto que logró superar las pasiones de la sangre, así como aborrecer los deseos y los placeres animales. E incluso para comer y beber tomaba solamente lo indispensable (un plátano al día y unos granos de arroz). Así se purificaba de cuerpo y espíritu, y enfocaba al objetivo definitivo todas sus fuerzas e impulsos de su alma. Las palabras sagradas, cuyas sílabas antes le parecían monótonas y vacías, desplegaban ahora para él todos los encantos de su magia y le dispensaban consuelo íntimo. En estos torneos y ejercicios de la razón iba conquistando premio tras premio. Pero siguió sin hallar la clave del secreto final y de todos los misterios del ser, y eso lo tenía triste y cariacontecido.
       Decidió disciplinarse por medio de una gran penitencia. Para lo cual se encerró durante cuarenta días en la más apartada de sus estancias sin probar bocado y durmiendo en el suelo, sin manta ni almohada. Su cuerpo enflaquecido exhalaba un aroma de pureza, su rostro delgado relucía de un brillo interior y su mirada avergonzaba a los brahmanes por la ecuanimidad purísima que traslucía. Superada esta prueba de cuarenta días, convocó a todos los brahmanes en el atrio del templo para que ejercitasen su ingenio en la resolución de las cuestiones más difíciles. Y mandó traer vacas blancas con las frentes adornadas de cadenas de oro, como premio para los vencedores del concurso.
       Los sacerdotes y los sabios acudieron, tomaron asiento y se enzarzaron sin demora en la batalla de las ideas y de las palabras. Paso a paso demostraron la exacta correspondencia entre los dos mundos, el sensible y el del espíritu, afilaron sus inteligencias en la interpretación de los versículos sagrados y disertaron sobre el Brahma y el Atman. El ser elemental de cien brazos fue comparado con el viento, con el fuego, con el agua, con la sal disuelta en el agua, con la unión del hombre y la mujer. También idearon parábolas e imágenes para describir el Brahma creador de dioses que son más grandes que el mismo Brahma, y distinguieron entre el Brahma creador y el que encierra en sí lo creado, de manera que procuraban compararlo consigo mismo. Y argumentaron brillantemente sobre si el Atman es anterior a su nombre, o si su nombre es idéntico a su esencia o sólo una creación de ésta.
       Una y otra vez intervino el rey proponiendo temas para nuevos interrogantes. Sin embargo, cuanto más prodigaban los brahmanes sus respuestas y sus explicaciones, más solo y abandonado se hallaba entre ellos el rey. Cuando más preguntaba y asentía al escuchar las respuestas, y mandaban que fuesen premiadas las más ingeniosas, más ardía en su anterior el anhelo de la verdad misma. Pues bien se daba cuenta de que todos aquellos discursos y análisis no servían sino para dar vueltas alrededor de ella, pero sin tocarla nunca. Nadie lograba entrar en el círculo interior. De manera que, conforme iba proponiendo preguntas y repartía honores, se veía a sí mismo como un niño dedicado junto con otros niños a una especie de juego. Hermoso, sí, pero de los que provocan sonrisas indulgentes por parte de los hombres adultos.
       Por eso el rey fue ensimismándose cada vez más, pese a hallarse en medio de la gran asamblea. Cerró todos los sentidos y dirigió su voluntad ardiente a ese foco, la verdad, pues sabía que todos los seres participan de ella y duerme en el interior de cada uno, también en el de los reyes. Y como era un ser puro, en cuyo interior no subsistía ninguna escoria, fue encontrando suficiencia y claridad dentro de sí mismo. Cuanto más se sumía en sí, mayor era la luz que percibía, como el que camina dentro de una caverna y cada paso le lleva más y más cerca del resplandor de la salida.
       Mientras tanto, los brahmanes continuaron largo rato hablando y discutiendo, sin darse cuenta de que el rey estaba como sordo y mudo. Se exaltaban, alzaban las voces cada vez más, y no pocos manifestaban así la envidia por las vacas que habían correspondido a otros.
       Hasta que, por fin, uno de ellos reparó en la distracción del monarca. Interrumpiendo su discurso, levantó la mano y lo señaló con el dedo, y su interlocutor calló e hizo lo mismo, y el vecino de éste también. Al fondo del atrio algunos grupos alborotaban y charlaban todavía, pero la mayoría guardaba un silencio sepulcral. Hasta que callaron todos, sentados sin decir nada y mirando al rey, que se mantenía erguido, el semblante impasible, la vista dirigida al infinito. Y su rostro irradiaba una luz fría y clara como la de una estrella. Entonces todos los brahmanes se inclinaron ante su éxtasis y comprendieron que cuanto estaban haciendo era sólo un juego de niños, mientras que el personaje real estaba habitado por Dios mismo, el epítome de todos los dioses.
       Pero el rey, cuyos sentidos estaban fundidos en la unidad y vueltos hacia lo interior, seguía contemplando la verdad misma, indivisible, en forma de luz pura que infundía en su interior una certeza dulcísima, a la manera en que un rayo de sol cuando atraviesa una piedra preciosa la convierte en luz y sol, con lo que criatura y creador se hacen uno.
       Luego volvió en sí, y cuando miró a su alrededor, sus ojos reían y su frente brillaba como un lucero. Despojándose de sus ropas, salió del templo, salió de la ciudad y del reino, y se adentró desnudo en la selva, donde desapareció para siempre.



Hermann Hesse.-

viernes, noviembre 22, 2013

SOBRE LOS PROBLEMAS DE NUESTRA ERA



Muchos siglos antes de terminar una ERA, los Adeptos que son designados para trabajar en la ERA que ha de entrar, tienen que hacer grandes estudios y programaciones; sus tareas son gigantescas. Primeramente, tienen que tomar en cuenta que una ERA es siempre positiva y la otra negativa. Esto trae automáticamente un conflicto de intereses, de gustos, de tendencias, etc. Este conflicto, aunque es natural, tiene que ser aminorado, suavizado y contemporizado. El gran amor de los Maestros y Seres de Luz está siempre atento para evitar roces y choques entre las costumbres de la ERA que sale y la ERA que entra. Por ejemplo: en la ERA pasada (PISCIS). ERA negativa mística, emocional, la tendencia era de retirada a conventos y monasterios para poder entrar en contemplación. Todo en esa ERA ayudaba al místico, al santo. La India desarrolló su sistema de YOGA meditativa, la vida solitaria introspectiva. No solamente es un sendero auténtico, sino que el haber logrado la unión con el INTIMO (YO SUPERIOR, MAESTRO INTERNO) era y es la meta de todo sendero espiritual. Es un triunfo que no puede ser desbaratado por ninguna tendencia más moderna. En cambio la ERA de ACUARIO es extrovertida; la tendencia es a internacionalizarlo todo; la ordenes de trabajar por los demás, de unificar en actividades públicas y hacer por la comunidad. Los Maestros no pueden permitir que se les hiera y maltrate a los que tanto lograron por medio de la contemplación interna, pero los "HIPPIES" están en su derecho de provocar toda la destrucción que puedan con respecto al orden antiguo, ya que éstos están impulsados por URANO, el Regente de ACUARIO, como veremos luego. 

    Los Adeptos que manejan las Fuerzas Espirituales de la NUEVA ERA tienen, pues, la tarea dificultosa de anticipar el futuro; de impedir que se anule la obra de Hermanos Adeptos de la ERA Anterior; de tratar de proteger a la mayoría conservadora aún apegada a las viejas costumbres religiosas; y de entendérselas con las fuerzas negativas, espinosas, que aprovechan todo cambio para causar disturbios ilegítimos. URANO, como Regente que es, es el Señor de la casa de ACUARIO.ACUARIO, es sólo el signo que entra. No es un planeta. URANO, es el planeta Regente, que tiene vibraciones propias y que influencian todo en la TIERRA. El signo que sale se lleva sus corrientes. El que entra, trae las suyas, y éstas están en conflicto. Mientras la casa se limpie de las corrientes antiguas y se instalen las corrientes nuevas, hay siempre una gran revolución. Por bien, jamás por mal. URANO es un foco vibratorio fortísimo. Aunque se encuentra tan lejos de la TIERRA, la dominan sus vibraciones, hasta el punto de que se le llama "EL DESTRUCTOR". En realidad es un Renovador. Es el que pone el equilibrio en ACUARIO, pero todavía la vemos como un monstruo. 

    Fíjense: su influencia aumenta fuertemente la Química, la Ciencia, lo magnánimo, lo maravilloso, lo excéntrico. Por eso, alborota desmedidamente la Ciencia Ficción, la producción científica de criaturas, monstruos, todo  lo raro, inesperado, extraño, la brujería, la magia, la Nigromancia.

    Es fuertemente masculino que parece odiar a la mujer y pone la interferencia en el patrimonio que lo destruye. No hay felicidad doméstica bajo URANO. El planeta Neptuno, es el opuesto de URANO, y estas dos influencias contrarias se encuentran ahora en conflicto directo. URANO es mental, aéreo, NEPTUNO es acuático, sentimental. Los dos sexos, en lugar de encontrar su complemento uno en el otro, se encuentran frustrados y se internan en el propio ser buscando la unión, la boda mística. Esto es para que el "ego" se liberte de deseos personales para el futuro. Como los URANIANOS son andróginos, producen el individualismo. En los planos bajos esta influencia produce la homosexualidad, lo cual explica por qué hay tal aumento de esta condición en esta ERA. El conflicto en que los "EGOS" sienten el impulso de buscarse a sí mismos, pero la costumbre (o la imagen implantada) de buscar el Amado o la Amada afuera, los hace caer en el error de tratar de encontrar tal unión en alguien del mismo género, exteriormente.

    Todo esto se corregirá, se tranquilizará, se normalizará, andando la ERA, ya que una ERA entera no es sino la amplificación de un mes terreno, en la forma siguiente: Ustedes saben que los meses los dividen los astrólogos en tres partes llamadas Decanatos. Cada Decanato contiene diez días, o sea, que el 21 de este presente mes es el comienzo de un signo, hasta el 1 del mes próximo. Este es el primer Decanato. Ese día del mes marca la entrada del segundo Decanato que dura hasta el día once (11). Este día once marca la entrada del tercer Decanato que dura hasta el día 21, en cuya fecha cambia el Signo.

    Hay quienes afirman que las fechas son: 20 - 30 10. Otros aseguran que son: 22- 2 - 12. Nadie puede asegurarlo porque son épocas cósmicas y en el Cosmos no hay tiempo. Bien, como es arriba es abajo y viceversa. La ERA tiene su primer Decanato que dura 700 años. Luego sus otros dos Decanatos de 700 años cada uno, los tres sumando 2.100 años que es la exacta duración de una ERA, mientras entra o sale la otra. Los primeros 700 años, o sea, hasta el año dos mil seiscientos cincuenta y pico, estará la TIERRA gobernada por el RENOVADOR URANO, para transformarle a los humanos el centro físico-etérico, o sea, el orden de vitalización, que será diferente a todos los anteriores, ya que siendo URANO una influencia mental, desarrollara la Voluntad para que cada humano logre controlar el subconsciente sin necesidad de apelar a un psiquiatra o psicoanalista, limpiándolo y purificándolo él mismo. Es significativo que URANO es de color VIOLETA, y que también estos primeros 700 años están bajo la dirección del Primer Rayo AZUL. URANO renovará ese centro de Vitalización, que hasta ahora se ha llamado "El despertar de Kundalini". Parece ser que en esta ERA el Centro está en el Corazón y se llama "EL CRISTO". En la generalidad, se espera este despertar al final del primer Decanato. En los Metafísicos está ahora. Por eso se dice que los Metafísicos llevan un adelanto de mil años por encima del planeta TIERRA.





Conny Mendez.-


martes, octubre 29, 2013

E.C.D.V.P.



(Extracto intro)

1. La Carga de Kheprian.
Somos los renacidos. Somos los inmortales.Tuvimos muchos nombres a través de los años, aunque pocos hayan entendido la verdad de nuestra existencia.Sin parar, nosotros morimos y renacemos, cambiados aunque sin cambiar a través de los años. Nos movemos de vida en vida, tomando cuerpos como ornamentos.Somos observadores y somos los viajeros.Buscamos conocimiento y comprensión sobre todo.Hace mucho forzamos el sol de la vida de nuestros cuerpos, de nuestras mentes errantes, ya que ello nos castigaba. Esto nos contenía. Esto nos ató a un palmo solo de días. A través de un ritual de muerte y renacimiento, cortamos nuestros lazos de vida y ganamos la inmortalidad. Ahora somos libres de la vida del cuerpo, pero irrevocablemente somos atados ala vida que cortamos. Esto nos sustenta y nos vigoriza.Tenemos sed de vida y nos alimentamos a través de ella.Esta es nuestra mayor debilidad y nuestro mayor premio.

2. Comienzos.
Eternos, vagamos los siglos, moviéndonos al ritmo de nuestras propias mareas interiores. Liberado del más fundamental de los ciclos, somos sin embargo seres atados a los ciclos. Nuestra aumentada conciencia sobre nosotros y el mundo alrededor de nosotros nos fuerza a reconocer ritmos naturales de los cuales los otros simplemente no hacen caso. Como el día aumenta y disminuye, podemos sentirlo, sabemos que el reino verdadero de magick  es la noche, ya que esto es cuando concentramos el poder. Como la luna crece rápida y ágil, lo sentimos, y sabemos, también, que hay ritmos más complejos de poder atado a sus fases.Como la rueda del año da una vuelta, sentimos los tiempos difíciles, los apogeos y los nadires de poder. El tiempo oscuro del año es nuestro tiempo, como es las veces de umbral cuando celebramos Samhain y Beltane. Estos días son nuestro Im Kheperu, el Día de Transformación, y nuestro Im Sekhemu, el Día de Doble Poder. Como los seres equilibraron sobre el umbral de muchas cosas, las energías de estas fiestas nos afectan en profundidad. En estas disfrutamos de nuestro mayor poder, pero en el equilibrio, también pagamos un precio más fuerte. Las ondas de energía se elevan y caen dentro de nosotros, y cuando nos toma, nuestra hambre quema.Por siempre, somos elementos activos que se mueven por mundos pasivos. Nuestras reglas son nuestras. No aceptamos otras. Definimos quién somos y lo que nos convertiremos. No hay nada en nuestras vidas que no podemos controlar. Nuestras memorias son llevadas como gemas dentro de nuestras almas. Durante la eternidad ellas construyen y se cristalizan hasta que nosotros podamos sacarlas y mirarlas mientras las elegimos.
La vida nos alimenta, pero la muerte nos define. Somos renacidos. Nuestra concepción estaba en la muerte, y cada muerte ahora nos trae un nuevo principio, por siempre sin el final.

3. Los catalizadores de Cambio.
Todo que tocamos, lo cambiamos. Tomamos energía constantemente, y aunque esto sea como nos alimentamos, esta energía nunca es destruida. Por nosotros, es transformada. Esto cambia estados. Esto resuena a un nivel más alto. Cada nacimiento es acompañado por la lucha y el dolor. Cada renacimiento es igual de doloroso. Puede parecer que traemos la destrucción, el caos y la confusión a todos aquellos alrededor de nosotros. Y en cierto modo lo hacemos.Pero los cambios son siempre para mejor, aun cuando el cambio inicial pueda parecer terrible.El cambio es terrible. Esto arranca con qué nos hemos puesto cómodos. Esto destruye lo que encontramos familiar, estable, y simple, abandonando la incertidumbre en su estela. Pero afrontar la incertidumbre y prosperar debe hacerse más fuerte. Todo debe cambiarse o morir. Somos participantes activos en este misterio universal. Cada persona con la que entramos en contacto, no importa como, es cambiado. En cualquier parte donde nosotros vayamos, el cambio seguirá. Nuestros espíritus dinámicos se estiran todo alrededor de nosotros, y la estela que dejamos en nuestra ida se parece a la ondulación en el océano. Sólo la ondulación que causamos puede hacer olas gigantes. Como seres sobre un estado de umbral, vivimos las encarnaciones de complementación dinámica que mantiene el universo en el movimiento constante. Esta es nuestra carga. Aún esto también es nuestro objetivo. En el área gris entre dos revelaciones de mentira. Nos alimentamos sobre todo alrededor de nosotros. Aún también podemos energizar aquella energía de curarse. Arrancamos y traemos la destrucción, aún también nutrimos el nuevo crecimiento. Esto es nuestra naturaleza, el misterio de quien somos. No hay ningún renacimiento sin la destrucción. La luz solo ciega sin la sombra. El entendimiento viene de equilibrar todas estas cosas dentro de uno mismo.Somos aquel Equilibrio. Lo afectamos, y esto nos afecta. Somos los facilitadores del flujo universal. Debemos aceptar esto, y nunca temer movernos con aquel flujo.

4. Despertar.
 Nosotros somos ni totalmente nacidos, ni totalmente hechos como somos. La opción para nosotros fue hecha hace mucho. A partir de aquel tiempo hacia adelante,hemos sido renacidos una y otra vez, llevando dentro de nosotros en cada vida la semilla de que somos. A veces nos olvidamos, y vagamos nuestras vidas como sonámbulos, sólo medio conscientes de nuestras naturalezas verdaderas. Aún durmiendo o despertado,somos nacidos con el potencial para la transformación. El despertar es un proceso de conciencia expandida. Alguien con regalos y talentos de una naturaleza sutil sufre un despertar en su vida. Esto es cuando ellos se conocen a si mismos, finalmente aceptando que ha sido latente dentro de ellos desde el nacimiento. Para nosotros, el proceso puede ser traumático, como la existencia a la que nos despertamos nos abre hasta una multitud de pensamientos extraños, sensaciones, y las experiencias que mienten fuera de los límites aceptados aún por otro Despertado. El despertar es la forja de la alquimial en la cual somos transformados de la escoria al oro espiritual. Esto es el recuerdo de una parte de nuestras Personalidades que se ha hecho. Se hace más que poca parte de esta vida,comprendiendo la totalidad de quienes somos, éramos y quiénes debemos ser - Nuestra parte esencial.




M.B.-

lunes, octubre 14, 2013

Metafísica 4 en 1. Vol.1


(Extracto)




¿QUÉ ES EL CRISTO?


Les he enseñado siempre que el Cristo es nuestra Verdad. La Verdad de cada uno y que es perfecto y Todopoderoso. Es lo más noble de cada uno. Vamos a desmenuzarlo para comprenderlo mejor. Ya ustedes saben que todo tiene vida. Aquello que tiene vida oye, siente y responde. Algo muerto o dormido, ni oye, ni siente, ni responde. ¿Correcto? Recuerden eso. Vida es la capacidad de oír, sentir y responder, contestar o reaccionar.
Vamos a dibujar varios planos. Pondremos aquí: 1º VIDA. Toda cosa viviente o que se ha despertado a la vida, ante todo tiene vida.
Ahora viene: ¿Qué clase de vida? ¿Elemental?, o ¿terrena? ¿Si es elemental, será del aire, del agua o del fuego? ¿Si es terrena será mineral, vegetal, animal o humana?Una vez que se haya definido esto, viene la individualidad. Todo es uno e indiviso, pero cada cosa muestra una faceta o unos talentos especiales, virtudes o atributos que no son comunes a todos. En los humanos, por ejemplo, ¿Qué aspecto presenta? ¿Tiene la piel negra, blanca? ¿Los ojos azules, negros? ¿Qué peculiaridad manifiesta? Y si hay tan infinita variedad de clases, aspectos, virtudes, peculiaridades, talentos, tipos, razas, reinos, etc., ¿por qué se dice que todo es uno, un mismo ser?

    Primeramente sabemos que todo, absolutamente todo sale de una misma fuente. Eso que llamamos Dios. Por consiguiente, todo es, no solamente UN hijo de Dios, sino El hijo de Dios, porque no hay repetición exacta. Cada cosa es individual. Eso mismo, una sola cosa, un solo ejemplar. Bueno, pero en esa variedad infinita, hay algo que delate la filiación, la hermandad, la igualdad. Tiene que hacer algo que sea exacto en todos. Una especie de marca de fábrica, porque precisamente sale de Dios. Así como en una familia en que todos los miembros sean de diferentes tipos, que ninguno se parece a otro, pero algo hay en todos que señale el parentesco o la filiación. Algo en la forma de la nariz, o en las orejas, o en el hablar. Algo que lo clava a uno con el apellido. ¿Qué nos une a nosotros todos como familiares de Dios? ¿Qué nos identifica? Tres cosas: Conciencia, Inteligencia y Amor. Todo ser viviente tiene conciencia, inteligencia y amor. Nadie es tan malo que no ame aunque sea a su madre o a su perro. Nadie que esté vivo deja de manifestarlo en alguna forma. O bien le late el corazón, o está respirando. Algo está consciente en él. Algo responde, algo siente, algo oye. Está vivo, tiene ya conciencia. Y esto está simbolizado por tres colores primarios: Azul, Amarillo y Rojo. Todo, absolutamente todo tiene esos tres colores. Todo tiene conciencia, o vida, o lo que es lo mismo: voluntad, eso es azul. Todo tiene inteligencia, amarillo; todo tiene atracción, repulsión, adhesión y cohesión, o sea amor, rojo. Todo, en todos los reinos de la Creación.

    Los oídos humanos son torpes. El ser más fino de oído no oye responder a las matas, ni a las células de su cuerpo, por ejemplo. Nadie se da cuenta, por consiguiente, de que los planos invisibles, astrales, etéricos, son una baraunda de sonidos, de voces, una gritería de todo lo que contiene vida. Hemos dicho que todo lo que tiene vida oye, siente y responde. El cuerpo humano, siendo macizo, sólido, no soporta ese vocerío. Yo pido para ustedes que cuando se les despierten esos sentidos espirituales no se encuentren solos. Que estén
acompañados, y la mejor compañía es la del Cristo, o sea el Yo Superior que todo lo puede, todo lo sabe, todo lo domina; que es infinito consuelo, infinito amor y ternura.

    Ahora ¿qué es pues el Cristo? Es la expresión de esas tres condiciones, Conciencia, Inteligencia y Amor en sus más altos grados. Amor en su grado más puro. Es Voluntad Azul purísima, la de Dios mismo. Es Inteligencia Oro purísima, altisima, como Dios mismo. Es la Esencia de la Divinidad. Es todo lo que somos pero en la escala más alta, más pura, noble, buena y perfecta. Es la esencia de la Verdad. Es el patrón y diseño de la Voluntad de Dios para nosotros, cada uno. Debemos meditar sobre esto todos los días. Al pensar en Él nos enchufamos, como quien dice, en el plano Crístico. Seguimos pensando en Él y a los veinte segundos experimentamos un paso como un escalón, nos sentimos más cerca. A los próximos veinte segundos lo sentimos, o lo comenzamos a sentir como una dulzura y como que algo nos eleva. A los terceros veinte segundos nos sentimos felices, que lo amamos y que Él nos ama. Si hacemos esto cada día nos pareceremos má a El diseño divino cada día. Nos hacemos más buenos, más puros, bellos, inteligentes, vivos y alertas. Pero recuerden también que Él tiene voz y oído. Que no es el mismo oído y la misma voz de nuestro cuerpo. Es un Ser unido y aparte al mismo tiempo. Unido a nosotros y aparte de nosotros. Por eso le podemos hablar y saber qué nos contesta.

    Espero que habrán adelantado un poco en la comprensión del Cristo Interior, porque quiero que todos quemen el Karma antiquísimo que está cristalizado, y éste lo quema El Cristo, a quien Emmet Fox llamó ― “El Señor del Karma.

    Hay el Cristo cósmico, y hay el Cristo individual, o sea el Ser Divino, Glorioso dentro de nuestros corazones, hecho de luz universal y creado por Dios-Padre y Madre. Este se desarrolla tal como semilla a través de 14.000 años de evolución. (En nuestra conciencia). Este Ser Crístico es un Ser inteligente, viviente en cada uno de nosostros, y que está interesado en ti de lo que estás tu mismo. Durante millones de años te ha estado dando hasta el aliento, y te ha sostenido con la esperanza de lograr una oportunidad de experiorizar el proyecto divino que tienes tú en el plano de la Creación. Acepta esto ahora y deja que este Dios, a través de ti, cumpla Su propio patrón de perfección, Su maestría y dignidad, Su equilibrio y belleza, Su Armonía y libertad. Hagamos juntos la siguiente afirmación: 

“YO ACEPTO AHORA LA VERDAD DE QUE POSEO UN SER DIVINO, GLORIOSO, QUE EN ESTE MOMENTO ESTÁ DESARROLLANDO Y TRAYENDO A MI VIDA Y A MIS SENTIDOS LA REALIZACIÓN DE MI PROPIA DIVINIDAD. AFIRMO QUE POSEO EN EL CENTRO DE MI CABEZA UN GANGLIO (CHAKRA) LLAMADO “FE”, QUE GENERA Y PRODUCE TODA LA FE QUE ME ES NECESARIA, DE MANERA QUE NO PUEDO JAMÁS VOLVER A DECIR QUE MI FE ES INSUFICIENTE. SI TENGO A DIOS EN MÍ, SI TODO MI SER ES HECHO DE ESENCIA DE DIOS MISMO, DEL CUERPO DE DIOS MISMO, MI PADRE-MADRE, TENGO EN MI SER TODAS LAS CUALIDADES Y TODOS LOS ATRIBUTOS DE DIOS MISMO. GRACIAS PADRE QUE ESTO ES LA VERDAD”.

    No hay sino un solo poder en el universo. Acepta ahora que la Presencia de Dios en tu corazón, que está más cerca que tus pies y tus manos, más cerca que el aliento que entra por tu nariz, porque es tu propia vida que te hace latir el corazón, esa Presencia de Dios que se llama "Yo Soy" es una e indivisible con el latido de tu corazón. Ponte la mano sobre el corazón, cuando medites, e invoca tu exquisita Prsencia para que guíe tu meditación.

    Cada dos mil años el Maestro del Mundo manda a la Tierra un "Cristo", o sea un ser perfeccionado que desea encarnar y traer a la masa de humanos de esa era, la religión que conviene a ese aspecto de la evolución. Esa religión, en el curso de dos mil años se convierte en el estímulo espiritual de las masas encarnadas en ese momento. A medida que se iban sucediendo las eras de evolución, el Maestro del Mundo ha mandado nuevos Cristos, uno tras otro. Es lamentable que el Mismo Cristo no pudiera continuar a través de todos los cambios, ya que todas las religiones se han visto afectadas por resistencias, antagonismos y rebeliones que se han visto afectadas por resistencias, antagonismos y rebeliones que han sido provocadas siempre por la ola religiosa precedente, cuando sería maravilloso que ola tras ola añadiera su ímpetu, su fuerza a la próxima, haciéndose un gran crescendo en que toda la humanidad se pudiera encontrar cara a cara con su propia divinidad.
¡Hoy estamos al cierre de los ciclos de tiempo! Frente a la abertura de otro ciclo de dos mil años cuando la entrada del Rayo Ceremonial que así se le llama al séptimo rayo, comienza a hacerse sentir por las vidas. Este rayo será la religión de las masas.

    El Cristo no es un cuerpo, es una conciencia. Ya saben lo que les enseñé, que las conciencias tienen vida e inteligencia. La conciencia crística o el Cristo nuestro existe porque en el comienzo de nuestra creación por el Creador, lo que funcionaba en nosotros era esa conciencia pura y bella. Ella ha quedado en las altas esferas, esperando que nosotros lleguemos a reunirnos con ella. Se llama el Cristo; y todos estos Cristos se dirigieron al Tribunal Kármico, que está compuesto por siete entidades de sabiduría; y le pidieron permiso para hacer presión en cada uno de nosotros; limpiándonos de todas las cristalizaciones para poder evolucionar rápidamente, quitando y barriendo del mundo todo lo negativo y estableciendo el reino de los cielos en la tierra lo más pronto posible, pues la tierra está en un peligro grande de destruirse por falta de luz como ustedes ya saben. La tierra está, en lo que llaman los maestros, un estado recalcitrante y es que los humanos no hacen caso, no quieren cambiar por más que hacen nuestros guías y seres de luz y los ángeles y nuestros Cristos están sufriendo, cosa insólita, como ustedes comprenderán. Ese es un estado de caos universal que amenaza.
El tribunal Kármico primero dio permiso para que 2.000 Cristos hicieran la prueba. Somos diez billones de seres humanos entre los encarnados y los no encarnados que pertenecemos a la evolución humana y no más de tres billones están encarnados a la vez en la tierra. La prueba dio resultado y el permiso fue aumentado a 200.000, luego a un millón y luego a diez millones.




Conny Mendez.-








domingo, septiembre 29, 2013

E.C.D. H.E.


(Extracto)


(...)

Cómo era realmente

Adolf Hitler es uno de los personajes más extraños de la historia conocida sobre la tierra. Si sobre Jesús se ha dudado que alguna vez haya nacido, sobre Hitler hay dudas de su muerte. Si del primero no existen testimonios históricos comprobados, fuera de la leyenda evangélica, que, de un modo u otro se encuentra dentro del grandioso edificio construido por Pablo, quien nunca le viera en 'carne y huesos', sobre Hitler existen testimonios aún vivos de quienes le observaron y tocaron. Además, hay millones que pudieron contemplarle en el cine, admirándose de su extrañísima apariencia, de su imagen desconectada, como de otro planeta.
Durante mis diez años en India, vi yogas, místicos, magos, hombres fuera de lo corriente, pero todos ellos semejaban a los humanos. Aún mi Maestro era 'humano, demasiado humano'. Hitler no. Era sobrehumano, o inhumano. No era de aquí. Mi primera impresión la tuve hace muchos años, al encontrarme de pronto, en una vitrina de una calle céntrica de Santiago, con una foto de Hitler. Llevaba capa y su actitud era tan poco natural, más bien ridícula, con una mirada intensa, como tratando de impresionar a alguien, a un mundo desconocido, extraño a él. Tenía bigotillo pegado sobre el labio superior y las manos se crispaban una encima
de la otra; tieso, como palo de escoba, para usar la expresión de C.G. Jung, quien le comparaba a un espantapájaros. Mi primera impresión fue así de rechazo, desagradable y risible. De seguro, como la habría experimentado Pablo si en su caso hubiese existido la imagen, si también le hubiera visto. Después, todo cambia, ya no se sabe más, todo se transfigura.
Aquellos que estuvieron con Hitler, como Otto Slorzeny, Leon Degrelle, Hanna Reitsch y otros, con quienes he conversado, mantienen impresiones contradictorias, haciéndonos ver que nadie le conoció verdaderamente (salvo Rudolf Hess, quizás), porque a cada uno se le presentaba de modo diferente, guardando celosamente su secreto. Excepción hecha de mi Maestro, quien le viera en astral, donde nadie puede ocultarse ni disimularse.
Y su impresión ya la hemos descrito: Un ser de voluntad de acero, un vehículo de un rayo de otro mundo, de una energía transmutadora de la tierra y de la humanidad. Para llegar a ser un agente de esta especie, Hitler se hizo naturista y era casto. Por ello debemos pensar que las relaciones con Eva Braun fueron como las de Jesús con Magdalena, en la leyenda crística, como las del alquimista con su soror mística, o las de un guerrero cátaro con su amaxia uxor, su Esposa Espiritual. La presencia de la mujer, de su energía telepática, comunicante (como, a la inversa, lo es la del rey con la reina de las termitas), las tensiones que despierta, son necesarias para un mago tántrico, para un vehículo de esta clase.
Mas, de seguro, la Esposa Mística de Hitler no fue Eva Braun, sino otra. Así como la primera compañera de Adán tampoco fue Eva, sino la misteriosa Lilith, o Haisha, Ayesha, la Mujer Interior, la que aún no ha salido, o la que ha vuelto, o la que estado siempre afuera. Eva es aquella presencia extraña, concomitante, que
apareció subrepticiamente, de improviso, como un 'ladrón en la noche' y se apropió del Rostro de la Predestinada. Es muy posible que aquí se encuentre la prueba decisiva para el iniciado. Su derrota sería, entonces la traición a Lilith-Ayesha, a la muerta-desaparecida, aceptando a Eva, la furtiva, la de carne y huesos corruptibles y que toma el lugar de la Esposa Mística. Se conoce que Napoleón es dejado por los astros cuando abandona a Josefina y Jasón cuando es infiel a Medea. En algún registro del Universo hay señalada una sola Esposa Espiritual para cada héroe, para cada mago. Y el que la abandona, será a su vez abandonado.

Lo que pudo ser

Al comienzo de la guerra, el Maestro nos dijo: 'He visto a los ejércitos de Hitler invadir Inglaterra. Llegaban hasta el palacio real y hacían prisionero al rey.' Esto permanecía entonces escrito en la Memoria Akhasica, en su no tiempo, en el Círculo del Eterno Retorno. Pudo ser, debió ser. Estaba permitido. ¿Por qué no sucedió? Hoy sabemos que Hitler impidió a sus generales avanzar hasta Dunkerque, arribando antes que las tropas inglesas en retirada, cercándolas y destruyéndolas. La guerra habría terminado, los ingleses estaban inermes en las islas. ¿Quién convenció a Hitler, quién se lo impidió? Skozerny refiere, en su libro 'La Guerra Desconocida', la traición del Almirante Canaris. André Brissaud, en su obra sobre este almirante. Jefe del Contraespionaje de las Fuerzas Armadas alemanas, relata su doble trabajo a través del hijo de Haushofer, quien influía en Hitler a través de su discípulo Rudolf Hess, convenciéndole de no invadir Inglaterra.
El argumento se apoyaría en la leyenda hiperbórea: Inglaterra era aria, un resto del continente hiperbóreo, tierra de Merlín, del Gral, de los caballeros de la Mesa Redonda, la Engeland de Meyrink y de Jonh Dee el alquimista, la 'Tierra de los Angeles', de los Tuathas de Dannan, la Tierra de los Muertos de la Sacra Tule.
Hecatae de Abdera, 400 años antes de nuestra época, ser refiere a las Islas Británicas como Hiperbórea y a Stonehenge como el 'templo redondo dedicado a Apolo, quien visitaba Hiperbórea cada diecinueve años, cuando las estrellas completaban su revolución'. Inglaterra sería la potencia marítima de la raza blanca y Alemania la potencia terrestre. Hitler envía al iniciado Rudolf Hess a establecer el Pacto Sagrado con los restos de Hiperbórea. 
Existen ya pruebas de todo esto.


(...)



M.S.





jueves, septiembre 26, 2013

CRITICA PELÍCULA “EL HOMBRE QUIETO”



(Atención: en esta crítica se menciona el final de la obra, si aquello le causa incomodidad, observe primero el film y luego la lee si gusta. O bien, si no le causa problemática alguna, continúe el sendero del camino hacia abajo). 

The Quiet Man” en inglés, conocida como “El hombre quieto” en Argentina, “Un hombre quieto” en Venezuela y “El hombre tranquilo” en España, es una película dirigida por el reconocido realizador, actor y productor cinematográfico estadounidense John Ford, en el año 1952. Este film ha venido a formar parte importante en la historia de la cinematografía clásica, ya sea por el vívido retrato de las tradiciones campestres Irlandesas que fielmente enmarca, por el mítico reparto actoral que en ella trabaja y por la cálida recogida que tuvo por parte de la crítica mundial y los premios Óscar de la época. Obtuvo siete nominaciones al Óscar, incluyendo mejor película y fue además galardonada por dos. Una de las estatuillas fue a manos de Ford y la otra a los directores de fotografía Winton C. Hoch y Archie Stout.
La cinta en su totalidad es una experiencia única, transcurre en un precioso universo paralelo de perfección dotado de múltiples personajes, de ricas caracterizaciones, de simpáticos acontecimientos dramáticos y de diversas costumbres que describen una sólida cultura al margen de un determinado contexto histórico. Es por ello, que la diáfana intención de esta crítica, es plantear una observación que se basa netamente en la excepcionalidad intrínseca que posee la obra. Básicamente el acentuar, el exhibir y el exteriorizar el inherente espíritu que le da vitalidad audiovisual al film - entre otros - vendrían a ser los objetivos que conlleva el deseo del siguiente ensayo. Se tratará la película desde una visión reflexiva y conceptual, ya sea una mirada desde su composición etérea hasta su tratamiento técnico y artístico.
Sean Thornton es un "hombre tranquilo y pacífico" que ya con sus treinta y tantos años regresa a Innisfree en su Irlanda natal, de donde emigró a sus 12 años de edad con rumbo a Estados Unidos de América. Ahora en la actualidad se percata de que la vida entre los habitantes de Innisfree no va a ser tan idílica como él esperaba, ya que el temperamento irlandés y las reglas que rigen en esa sociedad son desconocidas para Thornton, el que llega inmerso de la mentalidad convencionalista norteamericana (la cual es mucho más liberal). Al llegar decide comprar su casa natal y los terrenos que la rodean, pero choca con los intereses de un estanciero llamado Willy Danaher, un matón corpulento y temido en el pueblo y que anota en una libreta a todo aquel que le vaya en su contra. Adicionalmente, Sean Thornton, se fija en una hermosa pero borrascosa mujer campesina llamada Mary Kate, quien resulta ser hermana de Willy. Su relación con ella, su hermano y el pintoresco Michaleen Flynn (mentor o aliado del protagonista) será bastante especial en el recorrido de la  narración.
“El hombre quieto” es una película que envuelve al espectador en una maravillosa aura con tendencia onírica, todo pareciese que transcurre en un mundo fantasioso dada su vivaz belleza, sus intensos colores, sus vastos paisajes, sumándole además la limpieza y el orden arquitectónico que posee el largo y ancho del pueblo. Si a cualquier persona se le pidiese que imaginase un pueblo campestre de la mejor y más hermosa forma posible - al momento de describir cuya fotografía mental - lo más probable es que su imagen se acercase a la magnificencia que irradia Innisfree. La atmósfera del film pareciese que pierde contacto con toda la oscuridad (interior y exterior) del mundo en el que vivimos, nos hace viajar y situarnos en la perpetua luminosidad del otro extremo del polo aludido. Nos sube en un tranvía (y luego a caballo por un sendero) hacia un espacio casi surrealista en donde reina la felicidad, del mismo modo en que lo son nuestros recuerdos más preciados de la infancia o de la pubertad. Esta localidad nos contagia de sensaciones de todo tipo, es un pasaporte que nos conduce hacia todos nuestros delirios de regocijo y paz.
El film hace referencia a la alegría de vivir, a la camaradería, al romanticismo, al humor sano y a la sencillez de todas las cosas, incluso de las que pueden parecer más complejas. En definitiva, los 129 minutos de cinta, están sumergidos en un barniz de magia, son un canto a la vida, al amor y a la amistad. El verde habla por los labios de Innisfree, al igual que el amarillo en las telas de van Gogh o los azules insondables en los lienzos de Chagall. La banda sonora incrementa también la percepción de estar contemplando un cuento alejado de la sociedad, de la cotidianidad latente o bien de la misma realidad.
Pese a esta sensación de ensueño que domina los sentidos del espectador, cabe recalcar que el contenido del film se acopla a márgenes culturales verdaderos, los cuales fueron existentes y ocurrieron durante una larga época en el pasado de cuya nación. El contexto histórico que relata la historia se sitúa en los años 30’. Uno de los primordiales motivos que justifican la elección de tal decenio, es debido a que en esos años estaban más vivos que  nunca los patrones que dictaminan las tradiciones y las costumbres; por lo tanto, la película hace referencia a una serie de comportamientos ideológicos estrictos (pensamientos y actuares) que describen a la sociedad Irlandesa en dichos periodos. Por ejemplo: se presenta un tipo de compromiso nupcial que sólo puede llevarse a cabo con el consentimiento absoluto de las familias, en el caso de este film, Will Danaher debía ser quién otorgara la aprobación en la relación que su hermana y Thornton querían establecer, he aquí uno de los primeros conflictos dramáticos del film, ya que Willy se transforma en el antagonista de la historia y enemigo del protagónico debido al incidente ocurrido con las tierras que Thornton le ganó mediante su compra, las que Willy también quería para su propiedad.
El pueblo asumía todos los convencionalismos como obligatorios y los mantenían muy bien conservados en sus psiquis; lo que explica esta noción es el traspaso de las ideologías a través de las generaciones y la importancia que estas tenían en el desarrollo educacional de los menores. La principal función de esta herencia de ideas es mantener viva la identidad propia del pueblo, en este caso de Innisfree; y que así, la palpable supervivencia positiva de la zona a través de los años, fuese el más fiel y concreto legado que debía mantenerse en el margen del tiempo, prosiguiéndolo.
Aparece el concepto de conservadurismo, el cual se denomina al conjunto de doctrinas, corrientes, opiniones y posicionamientos que favorecen las tradiciones, todos estos son adversos a los cambios políticos, sociales o económicos radicales, oponiéndose al progresismo. Por lo general, los conservadores defienden valores familiares y religiosos.
Aquí vienen también a presentarse todas las actividades que se hacían en conjunto con los habitantes del pueblo, por ejemplo: la carrera de caballos, tan excelentemente bien organizada y tan esperada por los observadores y/o participantes. A su vez la infaltable misa en la Iglesia a una determinada hora del día, en donde parte de los hábitos era asistir en familia y lo más regularmente posible.
Por otro lado el contexto cultural vendría a ser muy similar al contexto histórico. La única diferencia radica en que el segundo marca pauta sobre las fechas temporales y espaciales que rige la ficción argumental, por consiguiente, todo lo que ocurra en el interino de la narración se debe acometer a dichos límites. El primero está en el núcleo del histórico y se viene a definir como la esquematización de todos los detalles que están presentes en la pauta marcada. Esta concepción define también un cierto tipo de contexto socio-económico; la ideología y las costumbres describen la clase social del pueblo. Por un lado están las clases dominantes (compuesta por las familias más adineradas, con más terrenos o hectáreas verdes y posesión de bienes materiales, como por ejemplo: la casa, los muebles, etc) y las otras clases menos adineradas, como son la mayoría de las familias del pueblo. Cabe recalcar, como factor unificador, que en los integrantes del pueblo habita una gran y poderosa similitud de ideologías, como también en el actuar, en el discurso y en las relaciones comunitarias; al fin y al cabo las clases sociales quedan en un segundo plano y aparentemente no son la mayor preocupación para los ciudadanos de Innisfree.
Otro importante factor que describe el convencionalismo de esta localidad es la cosmovisión de los roles entre los hombres y las mujeres, lo cual también retrata y describe la tendencia costumbrista. Se presenta al hombre como el sostenedor financiero del hogar y defensor de la mujer con quién decide pasar el resto de sus días. El hombre debe tener el suficiente carácter como para mantener lo que le pertenece, lo cual abarcaría el respeto del pueblo y el de su propia mujer. Si es necesario pelear para que nada ni nadie pase por encima del hogar o de la familia, debe ser necesario, la trama del film alude a esta misma noción y es la que también le otorga el apodo “El hombre quieto” al protagonista y el nombre mismo a la obra. La mujer cumple el rol de la femineidad, se debe preocupar de una cuidada belleza personal, del aseo y de la limpieza del hogar, tanto como de los huertos y las flores. Se presenta como la esposa que debe tener confianza, amor, devoción y respeto hacia su marido, el cual debe proveerle de toda la seguridad posible.
Este juego entre energías masculinas y femeninas son el ideal perfecto que dicta el funcionamiento de las relaciones más estables; si bien se ha perdido esta visión durante estas últimas décadas, con estos films queda la expectativa de que aún en inhóspitos lugares del globo se continúe con tradiciones que lleven esta configuración. Es fácil comprobar que actualmente los matrimonios no funcionan, no duran en el tiempo y escasean el año o los dos años hasta que se ha roto completamente, esto es porque no existe amor verdadero. Lo que sucede es que las relaciones contemporáneas se inician sólo por una embriaguez de magnetismo psíquico que produce una especial euforia a la cual han llamado amor, cuando se satisface el deseo de posesión y pasa la embriaguez se termina este falso amor. Mediante esta observación, se puede lograr aventurar, que esta película activa cierta fibra en el inconsciente del espectador, la cual alude netamente a la verdadera búsqueda de la subjetiva felicidad interna y es por ello que deja en cada uno de nosotros una sensación difícil de explicar con palabras, pero que se podría asemejar a la esperanza, al optimismo o bien al regocijo.
Existen lugares típicos como el sector céntrico en donde se ubican todos los almacenes o locales comerciales y en donde existe el centro neurálgico de reuniones sociales, ahí se ubica un bar o taberna preferentemente para los hombres; un poco a las afueras del centro está la Iglesia, las parcelas, los graneros y los interminables paisajes que se pierden a la lejanía. Además, casi al final del film, se presenta una pequeña comisaría local.
La forma en la que se van narrando los acontecimientos dramáticos posee un orden que causa deleite a la vista, la estructura de aparición de escenas está muy bien trabajada y el resultado es placentero a cabalidad. Si se pudiese hiperbolizar el presente párrafo luciría de la siguiente forma: No es posible rodar con más distinción el viaje de un héroe protagónico, no es posible rodar con tanto acierto y elegancia una carrera de caballos, no se puede retratar mejor el paso de los hombres por los senderos teñidos de naturaleza, no hay mejor forma de filmar mejor el movimiento.
Se logra inferir del montaje que no cabría duda alguna a quién tiene el privilegio de apreciar el film, ya que todo está acuciosamente contado y con un completo respeto hacia la temporalidad y la espacialidad. Los planos suelen ser en su mayoría contemplativos y se suelen tomar el tiempo necesario de exposición en pantalla, existen de esas imágenes que no se borrarán jamás de la mente, como por ejemplo: el inesperado e improvisado beso de amor clásico, el cual ha sido acompañado de una excelente fotografía y una armonía musical de esas que erizan la piel (aunque vale mencionar que todo el film está inyectado de una deliciosa dosis de fotografía, sonido y arte que alimentan el alma).
Thornton intenta conquistar a Mary Kate Danaher y se encuentra con la oposición de Will Danaher quien lo amenaza, Thornton intenta ser caballeroso y no caer en rencillas, pero su actitud es interpretada como cobardía.
El protagónico finalmente conquista a Mary Kate pero su hermano no solo le niega la dote de la novia, contraviniendo la costumbre, sino que le propina un feroz puñetazo que lo tira al suelo en la ceremonia de casamiento. Thornton no responde a la agresión y su flamante señora le pierde el respeto y le abandona. Thornton no ha querido responder pues él antes había matado a un boxeador llamado Jonhy Galleano en un round de boxeo y se había prometido nunca más volver a pelear. Finalmente ante los desaires de la mujer a quien ama, Thornton decide coger el toro por los cuernos y busca a su esposa en un tren que está a punto de partir a Dublín, la saca a empellones y la arrastra hasta los predios de Willy Donaher. Este último acepta el reto de Thornton y se trenzan en una pelea que recorre todo el pueblo donde Thornton lleva cierta ventaja. El pueblo completo no se quiere perder el pleito y todos se reúnen como si fuese un espectáculo de carnaval, haciendo apuestas de todo tipo. Finalmente después de haberse dado de todo con lo que tenían terminan siendo amigos y se gana no solo el respeto de su esposa sino el de todo el condado.
El recurso sentimental y emocional del drama está eficazmente construido y nos hace participes de vivir la experiencia de los personajes en su propio cosmos, a la vez nos induce a recordar o relacionar la historia con nosotros mismos, este es de esos films que fácilmente podemos adaptar a nuestras vidas y es por esa misma razón que lo llegamos a sentir tan familiar. El contexto amoroso es el corazón de la historia y la nutre casi desde su comienzo hasta su final, desde esas miradas que despiertan el amor a primera vista, hasta la honestidad con la cual es relatada la reciente vida en pareja de dos personas que han aceptado los votos de amor y fidelidad para siempre.
Sobre los lugares en los que se rodó la cinta, se dividen primero en locaciones exteriores que pareciera que hubiesen sido delineadas con acuarelas u oleos; en segundo lugar las locaciones interiores, en donde habitan estéticas artísticas que evocan al refinamiento según cual sea el caso. Esa es otra eficiente caracterología de la dirección de arte, que cada estancia está decorada muy de acuerdo a la clase social correspondiente. 
Con respecto al reparto actoral, John Wayne (uno de los favoritos de John Ford) interpreta a Sean Thornton. Wayne es considerado uno de los actores más importantes de la historia de la cinematografía, el cual trabajó en innumerables películas desde el cine mudo de los años 20’ hasta “El último pistolero” en el año 1976. Maureen O’Hara interpeta a Mary Kate Danaher, la actriz conocida como La reina del technicolor es otra notable estrella de la actuación, también posee una prolífica carrera a lo largo de la historia del cine.  Will Danaher es interpretado por Victor McLaglen, quien fue un actor y boxeador británico ganador de un premio Óscar por su actuación protagónica en “El delator”, película del año 1935 y dirigida por el mismo Ford. En tanto al pequeño y carismático Michaleen Flynn, el papel lo interpreta Barry Fitzgerald.
En conclusión, cabe señalar que Ford pese a ser estadounidense fue criado por dos emigrantes de Irlanda, los cuales le transmitieron su natal gaélico y el amor a tal país desde su infancia. Es por ese mismo motivo, que la filmografía de este gran director, está llena de referencias y aforismos que aluden a aquel nación; detalles que se van presentando ya sea en personajes, en costumbres, en hábitos, en idearios o en imágenes con diversas cualidades. También se revelan viejas costumbres, como por ejemplo: las actividades y juegos colectivos, la forma en la que las viudas viven su etapa de duelo, la estrecha relación entre las personas de una pequeña localidad; sumándole que el comportamiento, diálogos y actitudes de sus personajes son un fiel reflejo de todo lo que a él le inculcaron sus padres a temprana edad.
El temperamento de su padre y el carácter de su madre quedaron profundamente marcados en la consciencia del joven John, el que más adelante trabajó con las experiencias que atesoraba su memoria con los personajes de sus propias películas. Si se examina el nombre “Mary Kate Danaher”, Mary vendría a ser el nombre de su madre y Kate por Katharine Hepburn, su pareja durante largos años; he ahí de esa mezcla el fuerte carácter del personaje en cuestión (pero con un lado sensible que sólo pocas personas tenían el honor de conocer). Referencias de la personalidad de su padre se ven presentes en el protagonista de su película “El delator”, quién inmortaliza al representativo hombre irlandés.
En “El hombre Quieto”, Ford toma los vicios y los suaviza creando un cosmos lleno de virtud. Divide en dos el alma de los hombres y se deshace de la parte más oscura, extrae la luz que existe en todas las miradas y en todas las direcciones. Vale decir que la forma en la que caracteriza a todos los habitantes de la zona, personaje por personaje, es magnífica. Su capacidad de crear un atractivo universo circunspecto es de admirar, cada personaje posee una gracia y un carisma que lo hace único dentro del film y dentro de nuestra percepción. Al final de la película, existe una unión de todo, una fusión de fuerzas, de perfiles y de polos que antes eran contrarios, es como si el mundo hubiese encontrado la solución a todos sus problemas, este es un momento de excelencia humana, de paz, de fraternidad, de dicha, de completa satisfacción para los ficticios personajes y para el espectador propiamente tal.
Se promete que su deleite será incuestionable y que quedarán encandilados con el brillante fulgor de su enorme esplendor.

¿Qué sentido tiene atribuirle ideología temporal a aquello, que por su naturaleza, está fuera del tiempo?



Demian Lucano.-